Esta fuente extraña y rota está diseñada para ayudarte a recordar lo que lees

Investigadores de la RMIT University de Melbourne han diseñado una fuente que está llena de huecos y es intencionalmente difícil de leer.

Sans Forgetica fue creada específicamente para ayudar a los estudiantes a preparar sus exámenes, promoviendo la retención de memoria mientras leen.

“Esta fuente es realmente diferente a cualquier otra fuente que haya diseñado, lo que realmente quiere hacer es ralentizar el proceso de lectura convencional”, afirma Stephen Banham, tipógrafo de RMIT.

Banham diseñó la fuente con el economista conductual de RMIT Jo Peryman y el profesor de marketing Janneke Blijlevens, quien se especializa en métodos experimentales y pensamiento de diseño.

El trío combinó los principios de diseño con la teoría psicológica para crear un tipo de letra que obligaría a los lectores a disminuir la velocidad y pasar tiempo con las palabras.

La gente puede aburrirse y desconectarse fácilmente cuando lee pasajes en fuentes convencionales, dice Blijlevens.

Forgetica se destaca porque está “invertida”, lo que significa que, a diferencia de los tipos de letra convencionales, se inclina hacia la izquierda, además, las letras están incompletas.

“Esas brechas están ahí básicamente para desencadenar la memoria por medio del impulso de nuestro cerebro, que es, por supuesto, resolver esas formas”, agrega Banham.

Los investigadores probaron los recuerdos de 400 estudiantes universitarios australianos, comparando su capacidad para retener la información que leen en Forgetica en comparación con otras fuentes.

Algunas de esas fuentes eran simples, mientras que otras eran tan extrañas que eran casi imposibles de leer, “hay una especie de lo que llamamos el punto dulce justo en el medio y ahí es donde terminamos con Sans Forgetica “, afirma Banham.

Libre de usar

Los estudiantes vieron un aumento del 10% en la retención de memoria al leer en Forgetica en comparación con la fuente Arial.

Puedes descargar la fuente  para usar en su computador o instalarla como una extensión de Chrome.

“Realmente queremos que la gente lo use para experimentar y ver cómo va”, dijo Banham.

Fuente: CBC


DARPA busca articular y codificar el conocimiento básico de las personas para sistemas inteligentes

DARPA, compañía estadounidense que durante 60 años ha realizado inversiones en tecnología de vanguardia para la seguridad nacional, le apuesta a mejorar los sistemas de aprendizaje automático.

Hoy en día, son capaces de automatizar tareas cada vez más complejas y servir como una herramienta para los operadores humanos.

Sin embargo, a pesar de los avances recientes, un componente crítico de la Inteligencia Artificial (IA) permanece fuera del alcance: El sentido común de la máquina, definido como “la capacidad básica de percibir, comprender y juzgar las cosas que comparten casi todas las personas”.

El sentido común constituye una base fundamental para la forma en que los humanos interactúan con el mundo que los rodea. Poseer este conocimiento básico esencial podría generar un avance significativo entre la asociación simbiótica de humanos y máquinas, pero articular y codificar esta capacidad no es una tarea fácil.

“La ausencia de sentido común impide que un sistema inteligente comprenda su mundo, se comunique de forma natural con las personas, se comporte de manera razonable en situaciones imprevistas y aprenda de nuevas experiencias”, afirma Dave Gunning, gerente de programas de la Oficina de Innovación de la Información (I2O) de DARPA. “Esta ausencia es quizás la barrera más importante entre las aplicaciones de inteligencia artificial estrechamente enfocadas que tenemos hoy y las aplicaciones de inteligencia artificial más generales que nos gustaría crear en el futuro”.

La exploración del sentido común de la máquina no es un campo nuevo. Desde los primeros días de la IA, los investigadores han realizado una serie de esfuerzos para desarrollar enfoques basados en la lógica para el conocimiento y el razonamiento, así como medios para extraer y recopilar el conocimiento del sentido común de la Web.

Si bien estos esfuerzos han producido resultados útiles, su fragilidad y falta de comprensión semántica han impedido la creación de una capacidad de sentido común ampliamente aplicable.

En los últimos años, un progreso significativo en IA en varias dimensiones ha permitido abordar este difícil desafío hoy. DARPA ha creado el programa Machine Common Sense (MCS) para desarrollar nuevas capacidades.

MCS explorará los avances recientes en la comprensión cognitiva, el procesamiento del lenguaje natural, el aprendizaje profundo y otras áreas de la investigación de la IA para encontrar respuestas al problema del sentido común.

Se buscarán dos enfoques para desarrollar y evaluar diferentes servicios de sentido común de máquinas, creando modelos computacionales que aprenden de la experiencia e imitan los dominios centrales de la cognición definidos por la psicología del desarrollo, los investigadores buscarán desarrollar sistemas que piensen y aprendan como lo hacen los humanos en las primeras etapas de desarrollo.

El esfuerzo de sentido común es parte de la gran inversión de $ 2 mil millones de DARPA en IA en múltiples frentes, pero no buscan duplicar o competir con empresas como Google, Amazon y Baidu, que han invertido mucho en las aplicaciones de inteligencia artificial.

Fuente: DARPA


¿Qué dice la última investigación del científico británico Stephen Hawking?

Los científicos que trabajaron junto a Stephen Hawking coinciden en que durante sus últimos 40 años hubo un tema que lo obsesionó: La paradoja de la información.

Este problema de la física teórica se plantea una pregunta sencilla, con una respuesta compleja: ¿Qué pasa con la información de un objeto cuando éste cae dentro de un agujero negro?

Eso fue lo que intentó averiguar Hawking en la última investigación en que trabajó, antes de morir en marzo de 2018, a los 76 años.

Cortesía: BBC

Siete meses después de su fallecimiento, sus colegas de las universidades de Cambridge y Harvard publicaron el estudio en el que trabajaron junto a Hawking.

Agujeros que se lo tragan todo

Los agujeros negros son regiones en el espacio donde la gravedad es tan fuerte que nada de lo que llega a ellos logra escapar.

Por su parte, las leyes de la mecánica cuántica sostienen que todo lo que existe en nuestro universo puede ser desglosado a manera de información, como una secuencia de unos y ceros.

Entonces, si un agujero se traga todos los objetos que se le atraviesan, también se engulle la información que contienen esos objetos.

Algunos investigadores creen que esa información se destruye cuando ingresa al agujero, pero otros sostienen que eso es imposible, pues la mecánica cuántica sostiene que la información nunca desaparece, ni siquiera si se la traga un agujero negro.

“Usualmente pensamos que cuando un objeto entra a un agujero negro toda su información se pierde”, afirma a BBC la astrofísica Sasha Haco, quien trabajó junto a Hawking en esta investigación.

“Lo que hemos tratado de hacer es rastrear esa información y encontrar la manera de recuperarla”.

¿Qué demuestra este estudio?

Para esta investigación, Hawking tuvo en cuenta las teorías de Albert Einstein, quien afirmaba que los agujeros negros podían definirse con tres características: Su masa, su carga eléctrica y la manera en que gira.

Hawking, sin embargo, le añadió una cuarta característica a los agujeros negros: La temperatura.

Los objetos calientes se enfrían en el espacio, así que tarde o temprano los agujeros negros terminan evaporándose.

Pero si la mecánica cuántica dice que la información no puede desaparecer, ¿entonces dónde se va toda esa información que estaba dentro del agujero?

En su artículo, Hawking y sus colegas utilizaron modelos matemáticos para mostrar que al menos parte de esa información podía preservarse.

“Hay una manera de describir la información que hay dentro de un agujero negro”, dice Haco. “Esa es la entropía, y hemos demostrado que hay maneras de calcularla”.

Una capa de “pelo suave”

La clave para calcular esa entropía está en las partículas de luz que marcan la frontera de un agujero negro.

Esa capa de luz es un punto de no retorno. Es decir, a cualquier objeto que llega a esa frontera le quedará imposible escapar de la fuerza gravitacional del agujero.

A esa película de luz que rodea al agujero se le conoce como “pelo suave”.

En su estudio, Hawking y sus compañeros sostienen que ese “pelo suave” tiene la capacidad de “grabar” la entropía.

¿Qué sigue?

Esta investigación plantea que la información que absorbió el agujero negro se puede recuperar. “Pero este es solo un paso en el camino”, dice Haco.

“El próximo paso será saber qué tanta información podemos recuperar”.

A Haco y sus colegas, ya sin la ayuda de Hawking, también les queda el reto de averiguar de qué manera esa entropía se almacena en el “pelo suave”.

“Va a ser difícil”, dice Haco. “Stephen tenía una intuición extraordinaria y una visión increíbleSolía decirnos, con una sola frase, lo que el creía que iba a suceder y todos quedábamos un poco confundidos, pero meses después resultaba que él tenía razón, era muy útil tener a alguien con esa intuición”.

Fuente: BBC