“Las cosas que son diferentes con el fin de simplemente ser diferentes rara vez son mejores, pero lo que se hace para ser mejor es casi siempre diferente”. Dieter Rams.

Uno de los diseñadores industriales más exitosos del mundo,  figura clave por años de la compañía electrónica Braun y del renacimiento del diseño funcionalista alemán es Dieter Rams.

A finales de la década de 1970, estaba cada vez más preocupado por el estado del mundo que lo rodeaba, lo que calificó como: “Una confusión impenetrable de formas, colores y ruidos”.

Consciente de que era un colaborador importante del mundo, se hizo una pregunta importante: ¿Mi diseño es bueno?

Su respuesta se expresa en sus diez principios para un buen diseño, expuestos en su exitoso documental Objectified (2009), en donde se muestra la relación entre objetos manufacturados y las personas que los diseñan.

1. El Buen diseño es innovador: Es difícil agotar las posibilidades a la hora de innovar en el diseño debido a las constantes oportunidades que brinda el acelerado desarrollo tecnológico.

2. El buen diseño hace a un producto útil: El objetivo primordial de un producto es su utilidad. El diseño debe práctico, siendo secundaria la satisfacción de los criterios psicológicos y estéticos.

HOT BLOG PEPPERVIBES

3. El buen diseño es estético: La buena ejecución del diseño no debe carecer de belleza.

4. El buen diseño hace a un producto comprensible: Un buen diseño simplifica la estructura del producto y lo predispone a expresar claramente su función mediante la simple intuición del usuario.

5. El buen diseño es honesto: Un diseño honesto nunca intenta mentir sobre el verdadero valor e innovación del producto. Un buen diseño no trata de manipular al consumidor mediante promesas de una falsa utilidad más allá de la realidad física del producto.

HOTBLOG PEPPERVIBES

6. El buen diseño es discreto: Todo producto y su diseño debe de ser neutro y sobrio.

7. El buen diseño tiene una larga vida: Las modas son pasajeras y subjetivas. Un buen diseño y su perfecta ejecución crean productos útiles y atemporales.

8. El buen diseño es consecuente en sus detalles: El buen diseño nunca deja nada al azar. Ha de ser cuidado y diseñado bajo la exhaustiva precisión de cada detalle, expresando el respeto del diseñador para con sus consumidores. Cada error es una falta de respeto.

9. El buen diseño respeta el medio ambiente: Un buen diseño debe de contribuir a la preservación del medio ambiente mediante la conservación de los recursos y la minimización de la contaminación física y visual durante el ciclo de vida del producto.

10. El buen diseño es diseño en su mínima expresión: Dieter Rams distingue entre el habitual paradigma en diseño:”Menos es más” y en su lugar recomienda su propio modelo: “Menos, pero con mejor ejecución”.

Destaca que este enfoque fomenta los aspectos fundamentales de cada producto, el resultado ideal es un producto de mayor pureza y simplicidad.