Empatía: (Según la RAE),”Es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”.

Tradicionalmente, la interacción entre persona y ordenador se ha centrado en las habilidades y procesos cognitivos estudiando únicamente su comportamiento racional, dejando a un lado el emocional, una visión sesgada de la realidad que implica deshumanizar a la persona, sin comprender los factores que influyen en el uso y consumo de productos interactivos.

El comportamiento emocional de una persona, es el resultado de 3 factores:

  • Emociones producidas por el producto durante la interacción.
  • El estado de humor.
  • Los sentimientos pre-asociados por la persona al producto.

Las emociones experimentadas influyen en nuestro estado de humor, que condiciona la posibilidad de que un producto genere sentimientos, los cuales participan como propiedades de valor que asociamos resultado de experiencias previas.

Los aspectos emocionales están inmersos en la interacción dado a que afectan los procesos cognitivos de cada persona, es decir, las emociones afectan la capacidad de atención, memorización y la valoración que le damos al producto.

Es por esto que es importante conocer las consecuencias de los estados emocionales durante la interacción, conocer cuáles pueden ser sus causas, principalmente aquellas dependientes del diseño del producto, que puede evocar emociones de forma explícita expresando afecto, o implícita a través de su estética y confort.

Otro medio de comunicación empático es la estética, la cual juega un papel fundamental en la satisfacción y placer de uso, y que paradójicamente hasta el momento ha recibido muy poca atención por los investigadores en interacción persona-ordenador.

Involucrar empatía en experiencias de diseño te ayuda a descubrir necesidades ocultas, entender mejor las condiciones del entorno, las necesidades, gustos y emociones, para que tomes decisiones basadas en la persona.

Fuente: Kschool