El cambio del mundo digital es ahora.

Expertos en seguridad de la información, están considerando la usabilidad en sus programas de administración de identidades y acceso (IAM), para cambiar hacía  IDaaS –  Identidad como Servicio; Impulsados por la creciente amenaza de ataques y las necesidades de los usuarios para acceder fácilmente y sin fricción a sus datos.

Los líderes de seguridad se dan cuenta de que moverse en IDaaS, es la clave para tener una organización de alto rendimiento.

Sus soluciones ofrecen grandes beneficios. Independientemente del software que use en su organización, qué versión tiene y qué plataforma utiliza, puede pasar directamente a la nube ahora. 

El mercado de  IDaaS – Identidad como Servicio alcanzó $8.09 billones USD en 2016, se espera que crezca a más de $ 14 billones en 2021. Las región de mercado más grande es Estados Unidos, Seguido por Asia y Europa.

Sus servicios también brindan análisis avanzados, lo que permite a los administradores de redes revisar los informes de inteligencia, controlar qué empleados accedieron a determinados informes o datos y cuándo.

Fuente: Techtarget

El analista de Frost & Sullivan Swapnadeep Nayak dice: “El cambio de soluciones empresariales a la nube ha creado una arquitectura compleja que requiere soluciones de IAM más avanzadas que las que ofrecen actualmente los proveedores tradicionales de gestión de identidades”.

“El surgimiento de IDaaS ha demostrado ser beneficioso para las empresas, ya que ayudará con el cumplimiento normativo, reducirá los gastos involucrados en la extensión de soluciones locales a la nube y respaldará las mismas características que los sistemas heredados de las empresas”.

Los servicios de administración de identidad y acceso presentan a las empresas soluciones para problemas de negocios, en lugar de problemas de tecnología. 

Las necesidades de seguridad son otro factor que impulsa la demanda IDaaS. Un informe de Forrester descubrió que el 80% de las infracciones de seguridad implicaba el uso de credenciales privilegiadas y que las empresas que adoptaban una práctica avanzada de gestión de identidades tenían menos probabilidades de experimentar una infracción.

Fuente:

Security Intelligence