La revolución tecnológica está evolucionando y Latinoamérica enfrenta una oportunidad única para crear o potenciar Startups.

Según Carlota Pérez, autora del libro “Cambio tecnológico y oportunidades para el desarrollo como un objetivo en movimiento”, estamos en el momento en el que los mercados básicos se saturan y el conjunto de tecnologías y capital financiero se mueven hacia los países menos avanzados.

La presencia internacional de VCs crece

Las firmas globales de capital de riesgo han invertido tímidamente en la región durante los últimos años. Pero esto también ha cambiado, varios jugadores nuevos y viejos sospechosos buscan oportunidades. Algunos de ellos son Andreessen Horowitz, Sequoia Capital, Accel Partners y SoftBank, por no mencionar inversores estratégicos como Didi Chuxing.

Sólo en 2017, más de 25 empresas globales de capital de riesgo ingresaron a la región.

Desarrollo del ecosistema

Para aprovechar al máximo la fase de madurez de las revoluciones tecnológicas, los dólares de capital de riesgo no son suficientes.

Se deben cumplir otras condiciones complementarias que amplifiquen el impacto de un nuevo flujo de capital. Carlota Pérez afirma que la infraestructura física, social, tecnológica y la existencia de clientes locales competentes y exigentes también deben cumplirse.

Las condiciones como el uso de Internet y la riqueza son una realidad, la cantidad de usuarios de teléfonos inteligentes y compradores de comercio electrónico está llegando a los niveles de EE. UU gracias al apoyo institucional.

Apoyo Institucional

En la década de 2010, los ecosistemas regionales se vieron impulsados ​​por la aparición de nuevas empresas de capital de riesgo y aceleradores, juntos crearon un ecosistema fértil, formando nuevas empresas en Latinoamérica.

A medida que pasó el tiempo, el apoyo del gobierno local y del inversionista institucional también se hizo realidad a través de diferentes programas, líneas de financiación y cambios regulatorios que apoyan el desarrollo de ecosistemas locales.

Algunos ejemplos son Start-Up Chile, el Fondo de Fondos de México , el BNDES de Brasil y el reciente  proyecto de Ley de Empresarios aprobado en Argentina.

Además, inversionistas institucionales como el BID  o la CAF  están activos en la región como inversores directos a través de diferentes líneas de crédito y subvenciones.

Los signos de madurez se observan en América Latina por primera vez. El aumento del financiamiento, los eventos de liquidez, una sólida base empresarial y un mayor apoyo institucional son una realidad.

Empresas de tecnología están alcanzando a las antiguas predominantes. Mercadolibre, Despegar, Globant y B2W duplicaron su límite de mercado combinado en 2017 a US $ 34 mil millones.

Este es momento y la oportunidad única, estamos preparados para una nueva ola de empresas de tecnología que quieren convertirse en líderes del mercado.

Fuente: Techcrunch / Gonzalo Costa