Durante más de 50 años, la muerte fue una parte conmovedora en la notable vida de Stephen Hawking, quien murió el pasado 14 de Marzo a los 76 años.

Hawking no esperaba ver su cumpleaños número 25 después de haber sido diagnosticado con la enfermedad neurodegenerativa ELA, sin embargo, venció todos los pronósticos de su muerte durante más de cinco décadas. El científico afirmó a The Guardian en 2011 que la muerte nunca estuvo lejos de su mente.

“He vivido con la perspectiva de una muerte prematura en los últimos 49 años”, dijo Hawking. “No le temo a la muerte, pero no tengo prisa por morir, tengo tanto que quiero hacer primero”.

Hawking no creía en el cielo, tuvo una visión pragmática de lo que sucede con el cerebro y el cuerpo después de la muerte.

“Considero que el cerebro es una computadora que dejará de funcionar cuando fallan sus componentes”, menciona a The Guardian. “No hay cielo ni vida después de las computadoras rotas; esa es una historia de hadas para personas que temen a la oscuridad”.

Creía en un “Dios impersonal”, pero no en un creador. Hawking habló de su concepto sobre Dios en su libro  Una breve historia del tiempo”, en donde afirma que si los físicos pudieran encontrar una “teoría del todo”, es decir, una explicación coherente de cómo funciona el universo, vislumbrarían “la mente de Dios”.

En entrevistas y escritos posteriores, como The Grand Design en 2010 , que coescribió con Leonard Mlodinow, Hawking aclaró que no se refería a un creador en el sentido tradicional.

“La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, por qué existe el universo, por qué existimos”, escribió en The Grand Design. “No es necesario invocar a Dios para que encienda el papel táctil azul y ponga en marcha el universo”.

Tras el lanzamiento de su libro, Hawking menciona a TIME que “Dios es el nombre que la gente le da a la razón por la que estamos aquí, pero creo que esa razón son las leyes de la física en lugar de alguien con quien tener una relación personal. Un Dios impersonal”.

Hawking habló más claramente sobre sus pensamientos de Dios en una entrevista con el medio español El Mundo:

“Antes de entender la ciencia, es natural creer que Dios creó el universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente, lo que quise decir con ‘conoceríamos la mente de Dios’ es que sabríamos todo lo que Dios sabría, si hubiera un Dios y no lo hay. Soy ateo.”

Aunque Hawking rechazó la noción convencional de Dios o de un creador, él creía fundamentalmente que el universo y la vida tienen significado:

“Recuerda mirar hacia las estrellas y no hacia abajo a tus pies. Trata de darle sentido a lo que ves y pregúntate sobre lo que hace que el universo exista”.

“Ser curioso y por muy difícil que parezca la vida, siempre hay algo que puedes hacer y tener éxito”.

Fuente: Time